martes, 7 de febrero de 2017

De Erisai. Hacia Tar Valon.




Hace tres días que partimos de Shol Arbela. A pesar de la alegría que muy en el fondo siento por la nueva vida que me espera allá en la Torre Blanca, aunque hayan de pasar años hasta que me convierta en una Hermana de pleno derecho, no puedo desprenderme de la inmensa tristeza que me provoca estar separada de mis padres y, sobre todo, de Ilstar. Nunca hubiese dicho que me resultaría tan penoso alejarme de ellos, nunca había imaginado que me abordara una nostalgia tan profunda, una melancolía tan devastadora. Y supongo que todas estas emociones se deben casi exclusivamente a la despedida de mi hermano. Desde que entró al servicio de los mensajeros de Arafel, hemos pasado largas temporadas separados debido a sus viajes, pero siempre sabía que, transcurridas varias jornadas, volvería a verlo, dispondríamos de horas para estar juntos y ponernos al día. Ahora, si bien él me juró encontrarme a su vuelta de Medo, y la Luz sabe que no dudo de su palabra, siento como si nuestra vida hubiera quedado interrumpida, temo llegar a Tar Valon  y no poder volver a abrazarlo durante muchísimo tiempo. Y la sola idea me rompe el alma.

La noche antes de mi partida, madre preparó una de mis comidas favoritas en la casa, y padre acudió desde la fortificación para poder cenar con nosotras. Parloteaban dándome consejos, explicándome anécdotas, sugiriéndome esto y lo otro, advirtiéndome sobre el trato que en todo momento debía dispensar a la amable Aleina Sedai. Yo intentaba prestar atención y sonreír, pero no podía dejar de mirar el sitio vacío de Ilstar a mi lado, y los pinchazos de dolor que notaba en el pecho no me dejaban corresponder al bullicio de mis padres. Durante los postres, madre me hizo entrega de su costurero con incrustaciones de nácar y padre… padre me regaló un sencillo pero hermoso laúd. Solo en esos momentos conseguí distraer mi tristeza. ¡Un laúd! Pensaba que les había pasado por alto mi afición a la música, pero por lo visto no era así. Incluso, aunque no lo explicitaron, me dieron a entender que estaban al corriente de mis escapadas a la posada para presenciar las actuaciones de los juglares.

Al amanecer tuve otra sorpresa. Antes de que la comitiva de Aleina Sedai llegara a los establos de palacio, yo ya esperaba, nerviosa, su llegada. Cuál no sería mi asombro al ver aparecer a mi querido Ebien con su yegua, la bonita rojiza que me prestaba para mis frecuentes paseos a la pradera. Insistió en que me la llevara, que él sabía que a las novicias se les permitía viajar con sus monturas, aunque luego se pasasen años sin poder salir de la Torre. No podía creérmelo. Ignoro cómo sabía él ese detalle, pero resultó bien cierto pues, Aleina Sedai no solo no puso ninguna objeción, sino que cuando llegó a las cuadras le pareció natural que viajara en mi propia cabalgadura. Me pregunto qué habría pasado de no tenerla. Ah, también me entristeció despedirme de Ebien, después de Ilstar, es el único muchacho con el que he conseguido sentirme a gusto más allá de los juegos lejanos de la infancia.

Tres largas jornadas viajando junto a la Hermana, rodeadas por los guardias de una caravana de mercaderes que se dirigen al sur. He de reconocer que es apasionante todo lo que me explica y, por supuesto, todo lo que me enseña. He aprendido a hacer unas pequeñas bolas de luz que se quedan flotando ante mí e iluminan como lámparas de aceite. Es verdad que cuando me distraigo hacen cosas raras, se disuelven, empiezan a girar alrededor de mi cabeza o estallan como una tenue flor nocturna. Aleina Sedai ha empezado su instrucción conmigo, durante horas me habla de lo que es el Saidar, de la Torre y la vida en ella, de los Ajah. Me hace abrazar y soltar la Fuente una y otra vez, mientras ella recrea con su voz la ya un tanto fastidiosa imagen de la flor abriendo sus pétalos. Es agotador cabalgar, escuchar, asimilar todo lo que me cuenta para poder repetirlo cuando lo pregunta en cualquier momento del día.

También la observo encauzar a ella, es fascinante. Es como observar un difícil entramado de los que mi madre se empeñaba en hacerme bordar en toallas y sábanas. Quizás por eso, aunque me parezca asombroso y complicado, no me resulta del todo ajeno: son hilos que se entrelazan y se separan, se unen y se distancian para confeccionar un tejido que termina siendo una prenda con una utilidad específica. Creo que a fuerza de observar cómo lo hacen las demás, me sería bastante fácil aprender. Es más. .anoche Aleina Sedai curó el brazo de un mozo que cayó del caballo. Se rompió el hueso por dos sitios y la Hermana me llamó a su lado para que la ayudase con el herido. Yo no sé si ella imagina que me fijo en lo que hace, si siquiera sospecha que viéndola encauzar puedo llegar a aprender algo. El caso es que lo que hizo para curar ese brazo se ha quedado plasmado en mi mente como uno de esos dibujos del álbum de patrones para bordar que mi madre guarda como un tesoro.

Estoy muy cansada. He ayudado a montar el campamento para pasar la noche en las cercanías de un bosque. Todavía es media tarde, pero no sé por qué hoy nos hemos detenido tan pronto. Tengo que cepillar a Airosa, darle de comer como así al caballo de Aleina Sedai, tengo que lavar algunas prendas y luego acudir a la clase de hoy. Así que dejo de escribir, sino me caerá un castigo, que por lo visto, por muy amables que sean, las Hermanas saben muchísimo de cómo castigar a una holgazana.


De Farid y Terx. Ascenso de Terx.


Una sala de espera

Llegas hasta una  sala profusamente decorada.  El arco, en esta parte,  esta

salpicado de azores esculpidos en la dura piedra.  El suelo, pavimentado con

marmol blanco de gran calidad,  lleva hasta tres  puertas distintas,  una en

cada pared de la habitacion. De las paredes, de color amarillo suave, penden

varios  tapices con escenas de batallas de otro tiempo,  las cuales han sido

ya  probablemente olvidadas.  Una gran  lampara de  cristal proporciona  una

agradable iluminacion a toda la estancia.  A ambos lados del arco de entrada

hay dos grandes bancos de roble,  donde pueden esperar las visitas del Señor

y los Consejeros.



Terx esta aqui.



Farid dice '¡ah! ¡estás aquí!'



Terx mira a Farid.



Farid dice '¡Muy bien! Me gusta la puntualidad.'



Terx sonríe orgulloso.



Farid abre la puerta de su despacho.



Farid dice '¡Ven! Sígueme, adelante'



Farid abre la puerta de su despacho y entra a la estancia.



Despacho del Señor de Guardianes

Entras en una espaciosa sala que desprende un olor fresco y agradable pero no

sabrias la procedencia  de ese aroma.  Los muebles son de una linea  sobria y

elegante.  Una gran mesa de madera oscura con  adornos dorados y la figura de

un delfin labrado en fino cristal  reposando sobre un pedestal de plata ocupa

gran parte del espacio que queda libre. No alcanzas a ver el suelo ya que una

alfombra de  procedencia illiana lo  cubre por completo.   Los ojos se te van

hacia la pared donde un gran tapiz  hace homenaje a algunos de los Señores de

Guardianes que por un hecho u otro han sido historia. Al lado de cada retrato

hay una pequeña lectura,  pero desde aquí no logras distinguir  lo que ahi se

explica.  Mirando el resto de la sala puedes ver la replica  de lo que debio

ser una espada legendaria.

Te encuentras en los dominios del Señor de los Guardianes.



Terx entra al despacho y observa atentamente.



Farid dice 'Cierra la puerta'



Farid se quita la capa y la deja sobre una silla. Después afloja la evilla de la espada y la deja junto a la capa.



Terx cierra la puerta del despacho y se queda en pie esperando.



Farid señala un sillon frente al escritorio.



Farid dice '¡Toma asiento!'



Farid camina hasta la silla del señor en su escritorio.



Terx se sienta frente a Farid.



Farid pregunta '¿Y bien? ¿cómo te ha ido? ¿Qué te ha parecido la biblioteca?



Terx dice 'No lo sé, señor'



Farid sonrie visiblemente.



Terx dice 'La biblioteca interesante... cuanto menos'



Terx dice 'como sabéis os pedí permiso para salir de la Torre'



Farid sigue sonriendo con cierta picardia.



Terx dice 'aquella nota manuscrita que encontre'



Farid pregunta '¿Si que pasa con la nota extraña que encontraste?'



Terx dice 'Es la que me ha servido para seguir el hilo'



Farid dice '¡Bien! Lo hiciste tal y cómo te lo pedí, supongo'



Terx dice 'sí'



Farid estira la mano.



Farid dice '¡Dámelo! A ver cómo te ha ido'



Terx busca en su bolsa.



Terx extrae unos papeles atados con un cordón de cuero.



Terx se los entrega en la mano a Farid.



Farid desata el cordon de cuero y revisa los papeles, la sonrisa no se le desdibuja de la cara.



Farid dice 'Parece que todo ha ido muy bien.'



Farid dice 'Aparte del problema con el gatito...'



Farid se rie unos segundos.



Terx se frota las manos.



Terx baja los brazos para tener las manos quietas.



Farid dice 'has realizado un buen trabajo'



Terx dice 'Gracias, señor'



Farid dice 'Es el momento de decirtelo, supongo'



Farid dice 'Todo ha sido un ardid. Un montaje vamos.'



Terx levanta una ceja.



Farid dice 'Es parte de tu entrenamiento, es algo que se utiliza para evaluaros'



Terx dice 'Un mon... un montaje?'



Terx se siente ridículo.



Farid dice 'No lo tomes como un engaño, es una parte necesaria de tu entrenamiento.

Y tengo que decirte que has sido muy bueno en la tarea'



Terx suelta el aire lentamente para no levantarse de golpe.



Farid revisa los apuntes realizados por Terx.



Farid dice 'ahora'



Farid pregunta '¿que has aprendido?'



Terx se queda en silencio.



Terx dice 'Que no todo es lo que parece'



Terx dice 'empezando por el inicio'



Terx dice 'Que hay ocasiones en las que hay que guardar la espada y pasar desapercibido'



Farid hace gestos para que continue.



Terx dice 'Y muchas más cosas... que habré de descubrir'



Farid dice 'Primero de todo, lo que has hecho no ha sido inutil, para nada'



Farid dice 'has seguido una pista y cuando se empezaba a difuminar has conseguido la manera de seguirla hasta finalizar la tarea'



Terx asiente.



Terx sigue pensando en el hecho de que esto era todo mentira.



Farid dice 'has recuperado un objeto, en el futuro puede que sea una necesidad real para la torre'



Farid pregunta '¿Te das cuenta?'



Farid observa cierta decepción en la cara de Terx.



Farid dice 'Terx Gowin, no ha sido una tarea inutil. ¡Sácatelo de la cabeza!'



Farid imprime seriedad a sus palabras.



Farid mira a los ojos a Terx.



Terx desvia levemente la mirada.



El silencio invade un minuto la estancia mientras Terx vuelve la mirada al Señor.



Terx dice 'No soy gran conocedor de estos objetos'



Farid dice '¡Ni yo lo soy! Pero ahora sabes que si eres capaz de encontrarlos'



Terx dice 'Si puedo ayudar en algo en la Torre, habrá valido la pena'



Farid dice '¡Por supuesto que has ayudado!'



Farid hace un gesto afirmativamente.



Terx parece relajarse y una leve sonrisa empieza a dibujarse en sus labios.



Farid dice 'Estás preparado Terx Gowin para el siguiente paso en tú camino'



Farid se pone en pie.



Terx pregunta extrañado '¿Señor?'



Farid dice '¡Levantate!'



Terx se levanta raudo.



Farid se pone frente a Terx.



Farid ha ascendido a Terx a Aprendiz.



Farid dice '¡¡Enhorabuena Aprendiz!!'



Terx dice 'Gracias, señor'



Terx dice 'trabajaré para no defraudaros'



Farid dice '¡Sé que lo harás!'



Farid dice 'Debes mudarte a las dependencias de los aprendices antes de esta noche.'



Farid dice 'Hazlo cuanto antes y después sigue con tús obligaciones'



Terx asiente y gira hacia la puerta.



Terx sale silenciosamente del despacho y cierra tras de si.



Farid vuelve a su escritorio y se centra en los papeles que siguen acumulandose.



Farid susurra 'necesito una copa de vino...'



Farid se concentra en su vinculo. ¿Qué estará pasando ahora? Los papeles tendrán que esperar. Rapidamente coge la capa y la espada y sale raudo del despacho...

lunes, 6 de febrero de 2017

De Ilstar y Erisai. Tristeza.


Entrada al Palacio del Rey Paitar Nachiman

El rey de Arafel ha vivido siempre entre las murallas de Shol Arbela por eso
dicen las leyendas que la ciudad nunca sera tomada por las hordas del Oscuro.
El palacio de estilo clasico no desentona con el paisaje y es engullido por
los restantes edificios colindantes, solo su planta aparentemente mas amplia
parece salirse de la norma.

Varios soldados de Arafel vigilan la entrada.

Erisai sale apresurada de una de las puertas laterales del gran vestibulo del palacio, parece alterada, en sus mejillas hay un sonrojo de ansiedad.

Ilstar cruza el vestíbulo en dirección a los establos de palacio.

Erisai distingue a su hermano y corre hacia el, esquivando sirvientas que la miran con reprobacion.

Ilstar se fija en su hermana y la saluda desde la distancia.

Erisai susurra 'Ilstar!'

Ilstar se para y espera a Erisai.

Erisai apura los ultimos pasos hasta situarse frente a Ilstar

Ilstar dice 'Paz hermana'

Erisai dice 'paz, Ilstar. llegas o te vas?'

Ilstar da un golpe a su zurrón que parece lleno.

Ilstar dice 'Ahora mismo partía hacia Medo'

Erisai hace una mueca de fastidio.

Erisai dice 'podemos hablar un momento? por favor'

Ilstar mira de reojo los establos y suspira.

Ilstar dice 'sí, claro'

Erisai dice 'gracias, es importante'

Ilstar y Erisai hacen un aparte en un rincón del vestíbulo.

Ilstar susurra 'Dime'

Erisai coge la mano de su hermano y le mira a los ojos, y no puede evitar un sobresalto.

Erisai susurra 'Ils, tus ojos... tienen más dorado que el otro dia...'

Ilstar con las prisas ha olvidado evitar la mirada de Erisai.

Erisai susurra 'seguro que estas bien? esto no puede ser normal... tendria que verte una Aes Sedai'

Ilstar susurra 'Sí, bueno, Lyra sigue sin saber qué ocurre, pero no me siento más... debilitado ni nada por el estilo'

Erisai descarta el tema con un ademan, las palabras se le agolpan y quiere ser rapida por no entretener a su hermano.

Erisai susurra 'Aleina Sedai me ha dicho que nos vamos en tres dias, tres dias, Ilstar... a la Torre blanca '

Ilstar se remueve en el lugar.

Ilstar dice 'En tres días...'

Ilstar baja el tono de voz.

Ilstar susurra 'No sé si... no sé si llegaré en tres días de Shienar, Risi'

Erisai susurra 'oh, pero has pensado de verdad en ello? vas a venir conmigo?'

Erisai mira esperanzada a Ilstar.

Erisai susurra 'no pasa nada si no puedes viajar con nosotras, podrias seguirme en cuanto llegues y le digas a padre que...'

Ilstar susurra 'Te di mi palabra, que si todo iba bien iría contigo'

Erisai susurra 'y todo va bien, no es asi? no puedes encauzar el Saidin, que seria lo peor'

Ilstar guarda silencio.

Erisai susurra 'Ils?'

Ilstar susurra 'Todo va bien, Erisai'

Erisai susurra 'entonces? por que no hay ni una gota de entusiasmo en tus palabras? ni en tu mirada...'

Ilstar susurra 'risi'

Erisai abate los hombros mirando alrededor para cerciorarse de que nadie se fija en ellos.

Erisai susurra 'dime...'

Ilstar susurra 'Te juro por la luz que iría contigo... Pero creo que no vaa poder ser'

Erisai se retuerce las manos y mira a su hermano con tristeza.

Erisai susurra 'no quieres venir conmigo, lo noto'

Ilstar mira con fiereza a Erisai.

Erisai da un paso atras.

Ilstar susurra 'No... no vuelvas a poner en duda mi palabra, erisai. Cuándo... cuándo te he fallado?'

Ilstar aprieta los puños.

Erisai se da la vuelta por unos instantes, luchando contra las ganas de llorar, no entiende que le pasa a Ilstar.

Ilstar hace un esfuerzo por relajar sus manos y apoya una en el hombro de Erisai.

Erisai se gira lentamente.

Erisai susurra 'lo siento, tus motivos tendras'

Ilstar susurra 'risi, lo siento, no pretendía asustarte'

Erisai susurra 'pues lo has hecho, nunca me habias mirado de ese modo'

Erisai se muerde los labios intentando controlar su tristeza.

Ilstar susurra 'Me ha dolido que no me creas, que no confíes en mí'

Ilstar tiene la mirada baja.

Erisai acaricia con un dedo la mejilla de su hermano.

Erisai susurra 'no es que no confie en ti, Ilstar, es que has cambiado y no se por que'

Ilstar susurra 'No sé si debo... no sé si es conveniente para ti que sepas más, Risi'

Erisai dice 'mas.. de que?'

Ilstar susurra 'De mi... de mis motivos'

Erisai mira a Ilstar con un interrogante desolado en el fondo de sus ojos.

Erisai dice 'quieres contarmelos? quiero saber que es lo que te esta alejando de mi'

Ilstar susurra 'No sé si de verdad quieres saberlos. Puede ser... peligroso'

Erisai levanta las palmas desnudas.
Erisai dice 'peligroso... tu.. para mi?'

Ilstar levanta la cabeza y mira solemne a Erisai.

Ilstar asiente despacio.

Ilstar susurra 'Haremos una cosa'

Erisai escucha sin dejar de mirar a su hermano.

Ilstar susurra 'Voy a ir a Medo y a volver lo más rápido posible. Si cuando vuelva todavía estás aquí'

Ilstar se queda callado unos instantes.

Ilstar susurra 'TE lo mostraré'

Erisai dice 'y por que no ahora? si no me encuentras me ire con el alma en vilo, no puedes hacerme esto'

Ilstar susurra 'Si llego y no estás, te juro que te buscaré'

Erisai susurra 'como quieras...'

Erisai se da la vuelta de nuevo y sus hombros se estremecen presa de un extraño presentimiento.

Ilstar toma la mano de Erisai otra vez.

Ilstar susurra 'Confía en mí, Risi'

Erisai sigue sin darse la vuelta, no quiere que Ilstar la vea llorar, aunque bien sabe que el se da cuenta.

Ilstar besa la parte posterior de la cabeza de su hermana.

Ilstar susurra 'Confía en mí, por la luz'

Erisai asiente sin palabras, incapaz de hablar

Ilstar susurra 'Me das un abrazo, por favor?'

Ilstar muestra la mejor sonrisa que es capaz de adoptar.

Erisai intuye la sonrisa de su hermano, se gira y lo abraza, no puede resistirse a su ruego y a esa sonrisa.

Ilstar estrecha fuerte a Erisai.

Erisai susurra 'cabeza de chorlito... ve volando a Medo'

Ilstar susurra 'Vuestros deseos son órdenes'

Erisai sonrie sin poder evitarlo, planta un sonoro beso en la mejilla de Ilstar y se va corriendo.

martes, 31 de enero de 2017

De Ilstar y Ayein. Despejando dudas, sembrando dudas


Los Bosques de Arafel
Pese a estar situado en una zona tan conflictiva como son estas tierras
el bosque presenta un inmejorable aspecto con sus tupidos ramajes que
alcanzan increibles alturas. El Erinin baña estos bosques.

     Junto a la orilla del rio hay una roca plana.

Ilstar se toca la nuca... empapada de sudor.

Ayein aparece de ninguna parte junto a Ilstar en la roca.

Ayein susurra 'aqui estoy'

Ilstar se aparta de la roca de un salto.

Ayein susurra 'ven aqi, tenemos que hablar, y no puedo quedarme mucho rato, Ilstar'

Ilstar dice 'cómo has llegado hasta aquí de esa manera...? Eres una Aes Sedai?'

Ayein sonrie casi con amargura.

Ilstar dice 'sois... yo... vos... lo siento'

Ayein susurra 'no, no soy una Aes Sedai, soy una hermana de los lobos, como tu'

Ilstar dice 'Una hermana...'

Ilstar no puede evitar acordarse de Erisai.

Ayein susurra 'si me haces el favor de venir y sentarte intentare explicartelo'

Ilstar se acerca poco a poco a Ayein y acaba sentándose, tenso, pero se sienta.

Ayein asiente, sonriendole.

Ayein susurra 'estas dispuesto a escuchar y aceptar?'

Ilstar susurra 'Te escucharé'

Ayein hace un gesto con la cabeza.

Ayein susurra 'al inicio de la humanidad los lobos y los hombres corrian juntos, no se mezclaban, porque eran diferentes, pero compartian el mismo sentimiento de repulsion hacia lo maligno y de gozo por la vida'

Ilstar atiende a las palabras de Ayein.

Ayein susurra 'con el tiempo esa relacion se perdio, y apenas nadie la recuerda, solo se ha transmitido de generacion en generacion de lobos, solo ellos guardan esa memoria de lo que fue'

Ilstar se queda mirando a Nevada.

Ayein susurra 'se dice que cuando la Rueda peligra, cuando el tiempo esta por romperse, cuando sus giros llegan al final de una era, renace dicha relacion'

Nevada mira fijamente a Ilstar.

Ilstar vuelve a mirar a Ayein.

Ayein susurra 'y ahora el tiempo esta a punto de romperse, la Tercera Era esta llegando a su fin y la Ultima Batalla se aproxima. por eso el contacto entre algunos humanos y los lobos ha rebrotado '

Ilstar susurra 'Así que es cierto que la tercera era se está acabando...'

Ayein susurra 'lo es, el Oscuro esta tocando el mundo, Ilstar, y algunos de nosotros correremos con los lobos al Tarmon Gaidon en la Ultima Caceria'

Ilstar susurra 'Y qué tengo que ver yo en todo esto... sólo soy un mensajero arafelino...'

Ayein señala los ojos de Ilstar.

Ilstar susurra 'Estaré preparado para combatir en el tarmon gaidon si mi rey nos manda al norte'

Ayein susurra 'si, y yo era una sencilla habitante de Campo de Emond'

Ilstar susurra 'Campo de Emond...'

Ayein susurra 'en la region de Dos Rios'

Ilstar se queda pensando, intentando hacer memoria de los mapas que ha estudiado.

Ilstar susurra 'andor...?'

Ayein susurra 'apenas nadie alli es consciente que pertenecemos a Andor, pero eso importa poco ahora'

Ilstar asiente.

Ilstar susurra 'Perdón...'

Ayein susurra 'lo que importa, puedas o no admitir que lucharas con los lobos en la Ultima Batalla, es que aceptes tu naturaleza'

Ilstar susurra 'Pero... pero cómo voy a combatir con los lobos?'

Ayein susurra 'tus ojos todavia no son completamente amarillos, pero no puedes escapar de esta condicion'

Ilstar mira de reojo el río, donde descubrió el color de sus iris.

Ayein hace un gesto de espera con la mano.

Ilstar mueve la cabeza con pesar.

Ilstar susurra 'Supongo que lo sé...'

Ayein susurra 'pues si lo sabes, solo hay algo que puedes hacer, aceptarlo, de otro modo poco a poco el instinto se apoderara de ti'

Ilstar susurra 'el instinto...?'

Ilstar cada vez tiene más dudas y más temores.

Ayein susurra 'si, tu parte animal ira ganando terreno si se lo permites'

Ilstar susurra 'No... no  quiero que eso pase'

Ayein susurra 'si no luchas contra ello, iras perdiendo tu esencia humana hasta ponerte a cuatro patas y correr aullando a los bosques'

Ayein asiente con vigor.

Ayein susurra 'no pasara si tu no quieres'

Ilstar parece muy asustado con los augurios de Ayein.

Ilstar susurra 'Y qué tengo que hacer?'

Ayein pone una mano en la rodilla del muchacho con suavidad.

Ilstar se queda mirando la mano, es una mano suave, curtida pero suave.

Ayein susurra 'lo primero confiar en los lobos, ellos te enseñaran, confia en mi tambien '

Ilstar asiente lentamente.

Ilstar susurra 'El otro día... el otro día apareció aquí un lobo...'

Ayein susurra 'si, Rasgado. hace tiempo que viene siguiendote, fue el quien transmitio a traves de las manadas que necesitabas ayuda'

Ayein hace una pausa para permitirle al muchacho que vaya asimilandolo todo.

Ayein susurra 'Ilstar, has de agarrarte a algo aqui, algo a lo que te una una relacion muy profunda'

Ilstar susurra 'Una relación muy profunda...'

Ilstar vuelve a visualizar a Erisai en su cabeza.

Ayein susurra 'si, algo o alguien que te mantenga arraigado a  tu condicion humana'

Ilstar susurra 'Mi hermana...'

Ilstar mira a  Ayein.

Ayein susurra 'si, por ejemplo, tu hermana, eso esta bien'

Ilstar susurra 'Mi hermana... la hija de mis padres...'

Ilstar no sabe cómo explicarse.

Ayein susurra 'se lo que es una hermana, Ilstar, no te preocupes'

Ilstar parece enrojecer un poco.

Ayein susurra 'su proximidad y vuestro cariño te mantendran firme en tu esencia humana. jamas, pero jamas, has de olvidar eso, jamas has de olvidar quien eres y a quien quieres'

Ilstar susurra 'Pero ella... ella no sé si lo entenderá.... Y por otro lado...'

Ayein susurra 'si ella te quiere acabara entendiendolo, como te tocara entenderlo a ti'

Ilstar susurra 'Has hablado de instinto y de ser un lobo... Y si le hago daño... puedo ser peligroso para ella. Debería apartarme de su lado'

Ayein susurra 'si, has notado algo diferente? no se, tu vista mas aguda, tu olfato mas pronunciado, mas gusto por la carne cruda... aguarda, Ilstar, poco a poco'

Ilstar suspira.

Ilstar susurra 'Mi vista... mi olfato... mi oído... todo'

Ayein asiente de nuevo.

Ayein susurra 'eso forma parte del instinto, de tu naturaleza, y no es malo, al contrario, puede serte muy util, pero seria malo si permites que avance y crezca. en cuanto a tu temor por tu hermana... jamas le harias daño por mucho que perdieras la esencia humana, Ilstar, lo que si harias seria desgarrar el cuello de quien le hiciera daño a ella, comprendes?'

Ilstar asiente con un gesto de cabeza.

Ilstar susurra 'Mataría... mataría por ella'

Ilstar susurra 'Pero siempre lo habría hecho'

Ayein susurra 'pero matarias como un lobo, no como matan los hombres, te pondrias a cuatro patas y desgarrarias el cuello con tus dientes, y eso es lo que hay que evitar'

Ilstar intenta disimular el desasosiego que le produce imaginarlo.

Ayein susurra 'comprendo que estes desasosegado, es normal. veras que tambien podras llegar a oler las emociones de los demas'

Ilstar levanta una ceja.

Ilstar susurra 'Oler emociones?'

Ayein susurra 'si, las emociones huelen, Ilstar. yo huelo tu miedo, tu desazon, tu curiosidad, tu angustia'

Ilstar parece escéptico, pero está dispuesto a creer en la mujer.

Ayein sonrie al percibir el efluvio a escepticismo

Ayein susurra 'en cuanto a lo que ha ocurrido antes...'

Ilstar susurra 'El sueño...? Dime que ha sido un sueño...

Ayein susurra 'eso es muy complicado y confio en que Rasgado te enseñara lo necesario, pero dejame explicarte que has entrado al Sueño de Lobos'

Ilstar susurra 'Sueño de lobos...'

Ayein susurra 'conoces el tel'arand'rhiod?'

Ilstar se está embotando con tanta información y se queda callado.

Ayein susurra 'has oido hablar de el?'

Ilstar susurra 'He leído algo... creo'

Ayein susurra 'bien, pues el Sueño del Lobo es lo mismo, solo que enfocado en la realidad de los lobos '

Ilstar susurra 'Y de sus... hermanos...'

Ilstar sonríe irónico.

Ayein susurra 'y de momento solo voy a decirte algo, Ilstar, tu entras al sueño involuntariamente, mientras tu cuerpo  duerme en el mundo de bigilia... pero aun asi no estas fuera de peligro, y mientras no aprendas a moverte por el, en cuanto te des cuenta de que alli te hallas, obligate a  volver'

Ilstar intenta recordar.

Ilstar susurra 'Y cómo puedo salir de allí? Tengo la sensación... el recuerdo... de que no podía'

Ayein susurra 'solo se consciente de que estas alli, y eso es muy sencillo de averiguar, luego piensa en que estas durmiendo, piendsa en tu hermana, piensa muy fuerte en ella, y volveras a tu cuerpo '

Ilstar susurra 'Lo intentaré'

Ayein susurra 'si tienes dificultades llama a Rasgado, o llamame a mi. seguro que el acude, y yo.. hare lo que pueda '

Ilstar susurra 'que os llame?'

Ilstar pone cara de no entender.

Ayein susurra 'si, puedes transmitirle tu llamada, solo hazlo con tu mente, evocalo'

Ilstar mueve la cabeza afirmativamente.

Ilstar susurra 'De... de acuerdo'

Ayein susurra 'poco a poco esas imagenes se traduciranen palabras en tu mente y te parecera estar hablando con ellos, pero de momento, solo evocalas'

Ilstar susurra 'Bien...'

Ayein vuelve a rozar la rodilla de Ilstar.

Ayein susurra 'no es facil, Ilstar, pero lo conseguiras, lo se'

Ilstar se queda mirando las puntas de sus botas.

Ayein se levanta sobre la roca y mira el rio.

Ayein susurra 'recuerda, eres humano, pero tu naturaleza se tiñe de esencia de lobo, puedes seguir siendo tu, Ilstar, por siempre, aceptando lo que la vida te ha dado'

Ayein se gira hacia el muchacho.

Ilstar se queda en silencio.

Ayein le sonrie calidamente

Ayein susurra 'ahora tengo que irme'

Ilstar levanta el rostro y se incorpora.

Ayein baja de la roca.

Ilstar susurra 'gracias... gracias por explicarme...'

Ayein pone la mano en la del muchacho.

Ayein susurra 'solo llama si necesitas algo'

Ilstar asiente.

Ayein vuelve a sonreir a Ilstar y se aleja despacio hacia los arboles, seguida de cerca por Nevada

Ilstar se queda mirando la marcha de Ayein.

De Sartek y Terx. Encuentro fortuito.


Una sala de espera
Llegas hasta una  sala profusamente decorada.  El arco, en esta parte,  esta
salpicado de azores esculpidos en la dura piedra.  El suelo, pavimentado con
marmol blanco de gran calidad,  lleva hasta tres  puertas distintas,  una en
cada pared de la habitacion. De las paredes, de color amarillo suave, penden
varios  tapices con escenas de batallas de otro tiempo,  las cuales han sido
ya  probablemente olvidadas.  Una gran  lampara de  cristal proporciona  una
agradable iluminacion a toda la estancia.  A ambos lados del arco de entrada
hay dos grandes bancos de roble,  donde pueden esperar las visitas del Señor
y los Consejeros.

Terx se encuentra sentado en uno de los bancos de roble, esperando a que Farid le llame.

Sartek gira en la esquina del recibidor, sumido en sus pensamientos.

Terx ve llegar a Sartek a la estancia y se levanta.

Terx dice 'Saludos'

Sartek pone la atención en el muchacho y hace un gesto de saludo con la cabeza.

Sartek dice 'paz, muchacho'

Sartek se detiene a su lado y lo estudia sin disimulos.

Terx observa la cabeza rapada de Sartek y la pequeña coleta danzando en su nuca.

Sartek dice 'esperas a alguien?'

Terx señala la puerta del fondo.

Terx dice 'Tengo que hablar con Farid Gaidin'

Sartek mira de soslayo hacia donde señala Terx, la estancia del Señor de Guardianes, Gaidin de la nueva Amyrlin

Terx mira el porte del guerrero y el suyo propio, lleno de polvo y  con el pantalón  rasgado por el leopardo con el que se enfrentó

Sartek se fija en la puerta de lo que otrora fue su despacho y le sorprende observar el crespón negro que todavía pende en la madera. Siente un estremecimiento, se acerca y lo arranca para guardarlo bajo su capa.

Terx taconea con impaciencia.

Sartek dice 'acaso tienes prisa,muchacho?'

Terx se mira la bota.

Terx dice 'no señor, es un.. pequeño impulso que tengo'

Terx parece azorado.

Sartek vuelve junto a Terx y señala sus ropas descuidadas.

Sartek dice 'hoy estás de suerte, chico, no soy una Hermana ni tú una novicia, pero si Farid Gaidin te ve de esta guisa dudo que le satisfaga'

Terx intenta no ponerse más nervioso.

Sartek encoge ligeramente un hombro.

Terx dice 'Creo que le interesa lo que le pueda decir'

Sartek dice 'he oído rumores de que tardará en aparecer por aquí'

Terx recuerda ciertos pasajes de su experiencia en aquel espejo y suspira.

Terx dice 'De acuerdo, pues vendré en otro momento'

Sartek dice 'ven conmigo, si la suerte sigue acompañándonos, quizás pueda ofrecerte un poco de brandy'

Sartek abre la puerta del despacho y entra en él.

Despacho de Consejero
Entras en un amplio despacho, con suelo de marmol blanco y paredes forradas de
madera de roble.  El techo,  tambien de madera,  parece haber sido  raspado y
barnizado para  recuperar su apariencia original,  ocultando asi la  anterior
decoracion ajedrezada de vivos colores. Hay una gran chimenea de piedra, pero
permanece apagada. Sobre la repisa,  entre algunos libros,  destaca una talla
con forma de halcón y a su lado, sujeto por un soporte metalico, el escudo de
la caballeria shienariana. Cruzadas por la moharra, dos lanzas se mantienen en
pie,  apoyadas en la pared opuesta al ventanal.  Por encima cuelga la bandera
de Shienar y superpuesta en  uno de sus angulos,  la enseña de Fal Dara con la
leyenda Tai'shar  Mafal Dadaranell  en letras doradas.  La mesa que ocupa el
centro de la estancia es de recia madera, y en su superficie solo se distingue
una escribania, algunos pliegos de papel y una cajita con arena para secar la
tinta.   El tapizado  de terciopelo granate  del sillon tras la mesa y de dos
sillas al otro lado,  es quiza el unico elemento que  no desprende sobriedad.
En un mueble bajo la ventana hay una botella de brandy y algunas copas.

Sartek se queda un rato de pie, contemplando el lugar, no entiende por qué no lo han redecorado habida cuenta del tiempo transcurrido desde que él lo ocupaba.

Terx escruta el despacho.

Sartek dice 'siéntate, si quieres'

Terx identifica la bandera shienariana y entiende que son los aposentos de Sartek, viendo la coleta que le cuelga al hombre.

Sartek se acerca al aparador, coge dos copas y escancia un poco del licor que todavía hay en la botella.

Terx toma asiento.

Sartek dice 'solo están un poco polvorientas'

Terx dice 'seguramente mi capa contenga mas polvo y no me ha molestado'

Terx sonríe nervioso.

Sartek sonríe al muchacho y se sienta en el sillón con la copa en la mano.

Sartek dice 'puedo conocer tu nombre?'

Terx dice 'Soy Terx. Terx... Gowin'

Sartek dice 'Sartek Derasar'

Terx mira de reojo el anillo que el Guardián lleva en la mano derecha, un sello que debe de ser de su Casa.

Sartek le tiende la mano a Terx.

Terx se la estrecha al fronterizo.

Sartek dice 'y bien? por qué estás tan nervioso, Terx?'

Terx posa las yemas de los dedos sobre el canto de la mesa para no demostrar más inquietud.

Terx dice 'Es una historia muy larga y no querría aburriros'

Sartek bebe un sorbo del licor, realmente está bueno, pero recuerda las advertencias de Khalindira, y deja la copa a un lado.

Sartek dice 'tengo tiempo, te escucho'

Terx dice 'Farid Gaidin me encomendó... cultivarme en la biblioteca que hay más abajo. Que no todo aquí es espada y caballo'

Sartek dice 'eso es cierto... relativamente. Prosigue'

Terx asiente.

Terx dice 'Encontré algo... referente a un antiguo gaidin'

Sartek dice 'un libro, quieres decir?'

Terx dice 'más bien un manuscrito. Pedí permiso al señor para salir de la Torre  e investigar sobre lo ocurrido'

Sartek frunce levemente el ceño.

Sartek dice 'y de qué se trataba?'

Terx dice 'Es lo que quise saber. Por eso pedí permiso al señor para salir de la Torre e investigar'

Sartek asiente y anima a Terx a seguir con un ademán.

Terx dice 'él me lo concedió y estuve vagando por aquí y por allá desentrañando todo lo que pasó. Por lo visto hay algo... aquí mismo en la Torre... que acabó con la vida de una Aes Sedai. Un artilugio del poder...'

Sartek cierra los ojos por un momento, arrasado por los recuerdos que tan a raya ha logrado mantener durante tanto tiempo.

Terx dice 'Ter...'

Terx no recuerda exactamente el nombre del maldito objeto.

Sartek dice 'ter'angreal'

Sartek vuelve a abrir los ojos y mira al muchacho.

Terx asiente con un seco movimiento de cabeza  y se frota las manos con nerviosismo.

Sartek dice 'algo he oído al respecto'

Terx decide tomar la copa, a ver si las manos se le quedan quietas de una puñetera vez.

Terx dice 'Por lo visto ese guardián se considera responsable de lo que le pasó a la mujer, y ha intentado ocultar la localización de este objeto'

La mirada de Sartek se ensombrece

Sartek dice 'y bien?'

Terx dice 'Y... he encontrado el lugar y el ter... an... greal'

Sartek sospecha que lo que el muchacho cree un logro es algo que se acomete en la Torre desde que existen los cachorros, pero no será él quien se lo comente.

Sartek dice 'continúa'

Terx siente el informe que lleva bajo la camisa, donde aparece todo detallado, pero mejor dárselo directamente al señor de guardianes y no  a este hombre.

Sartek toma la copa y da un trago, no pequeño, desde luego.

Terx dice 'Bien... todavía no sé cómo  ocurrió, pero accedí a otro lugar a través de ese ter'an'greal... vi cosas... gente en peligro... conjuras...'

Sartek da una palmada en la superficie de la mesa.

Sartek dice 'calla'

Terx se calla de golpe.

Sartek se levanta y se acerca a la chimenea, mira el estandarte y luego se vuelve hacia terx.

Sartek dice 'qué estás haciendo, Terx Gowin?'

Terx frunce el ceño mirando a Sartek.

Terx dice 'qué... qué estoy haciendo?'

Sartek se aproxima a Terx de una zancada

Sartek dice 'sí, qué estás haciendo'

Terx se pone alerta.

Sartek dice 'acaso me conoces? Sabes quién soy?'

Terx con el rabillo del ojo busca la puerta

Terx dice 'sois.. sois un guardián'

Sartek se apoya en el borde de la mesa.

Terx dice 'Y por la ubicación de vuestro despacho, un hombre cercano a Farid'

Sartek dice 'por supuesto que soy un Guardián, pero no soy quien te envió a esa misión, no soy quien te pidió informes. Mírame'

Terx mira a Sartek.

Sartek dice 'cómo sabes que no iba a hacer un mal uso de cuanto me dijeras?'

Terx dice 'No pensé que...'

Sartek chasquea los dedos.

Terx dice 'aquí... en la Torre blanca... en Tar Valon...'

Sartek dice 'muchacho, cualquier cosa es posible en cualquier parte, aquí, en Tar Valon, en la frontera, o en el mismo Mar de las  Tormentas'

Terx está empezando a odiar eso de muchacho.

Terx dice 'sí... señor'

Sartek dice 'jamás, jamás entregues un informe a alguien que no te lo haya pedido'

Sartek se separa de la mesa y vuelve al sillón.

Sartek dice 'anda, relajáte, hombre'

Terx dice 'sí... señor'

Sartek dice 'como ves, y como dijo Farid Gaidin, no todo es espada y caballo. No me llames señor, eso me lo dicen mis soldados, y tú no lo eres, llámame Sartek Gaidin'

Terx dice 'Sí... Sartek... Gaidin'

Sartek dice 'de dónde procedes, terx?'

Terx dice 'Del llano de Almoth'

Sartek no sabe por qué, pero le gusta el joven.

Sartek dice 'mal emplazamiento últimamente'

Terx asiente  en silencio, no quiere hablar de aquel lugar.

Sartek dice 'y qué te ha traído a la Torre blanca, Terx? Si quieres contármelo'

Terx dice 'No lo sé. Creo que eso debo averiguarlo también aquí'

Sartek asiente y una sonrisa baila en sus ojos.

Sartek dice 'eso me gusta'

Terx sonríe disimuladamente.

Sartek dice 'son tantos los que llegan aquí con la grandilocuencia de quien cree saber y no sabe nada '

Terx mira por la ventana.

Sartek dice 'oh, quiero servir a la Torre, quiero servir a la Luz, quiero proteger la vida de una Hermana, quiero, quiero, quiero'

Terx intenta reprimir una sonrisa.

Sartek dice 'pues yo no quiero, no quiero servir a nadie, quiero seguir el criterio de mi propia honestidad, que todavía me queda, de lo que considero que es justo, de lo que incluso a veces no deseo'

Sartek se levanta y se reúne con Terx mientras señala hacia el norte.

Terx dice 'Sabias palabras'

Sartek dice 'son muchos años, Terx, e intuyo que mis palabras no gustarían demasiado a tus maestros '

Sartek pierde la mirada hacia el horizonte donde unos nubarrones oscurecen el cielo.

Terx dice 'Igual los maestros no son los que deberían ser'

Sartek suelta una carcajada.

Terx se muerde el labio tratando de callar.

Sartek dice 'lo sean o no, ahí están, tendrás que asumirlo'

Terx trata de arreglar la situación.

Terx dice 'Estoy contento con ellos... No quería decir...'

Sartek le da una palmada a Terx en la espalda, sabe lo que le hace a veces a la gente su condición de Taveren.

Sartek dice 'sí querías decirlo, chico, no importa. La Torre es un buen sitio para aprender a luchar, a fortalecerse, pero luego sales ahí fuera, y nada parece como lo que uno creía, y ahí empieza el verdadero aprendizaje'

Tercx rememora el encontronazo con el leopardo y la sentencia de Sartek le parece muy acertada.

Sartek dice 'llevas mucho tiempo aquí?'

Terx recuerda las palabras de su interlocutor.

Terx dice 'Relativamente'

Sartek sonríe a Terx.

Sartek dice 'una eternidad, o un suspiro, cierto?'

Terx dice 'Depende de con qué parte del catalejo se mire'

Sartek asiente, suspira levemente y se aparta de la ventana

Sartek dice 'no quisiera estar obligándote a perder el tiempo'

Sartek descuelga el estandarte con reverencia y lo dobla sobre la mesa.

Terx dice 'creo que me habéis hecho ganarlo, de no estar aquí seguiría esperando fuera'

Sartek dice 'me alegro si es así'

Terx se levanta.

Sartek coge la talla del Halcón

Terx ahora es el que le tiende la mano a Sartek.

Terx dice 'Encantado de haberos conocido, Sartek Gaidin'

Sartek deja la talla sobre el estandarte y toma el antebrazo de Terx tal como se estrechan los shienarianos.

Sartek dice 'que la paz te sea propicia, Terx Gowin'

Terx observa el gesto y decide no comentar nada.

Terx dice 'que la paz os sea... propicia a vos también'

Sartek dice 'quizás algún día volvamos a encontrarnos'

Terx dice 'Así lo espero'

Sartek suelta al chico, envuelve la talla con el estandarte y recoge el bulto de la mesa.

Terx sonríe con sinceridad por primera vez en toda la entrevista.

Sartek devuelve la sonrisa y se encamina sin más a la puerta.

miércoles, 25 de enero de 2017

Atención, nueva dirección del mud


A partir del día de hoy nuestro nueva dirección es la siguiente:
Servidor: callandor.tk
puerto: 4444
El mud en la dirección de Genesismuds quedará cerrado definitivamente a finales de este mes.

lunes, 23 de enero de 2017

De Farid y Terx. En la biblioteca.

Farid invita a Terx a pasar más tiempo en la biblioteca, quien sabe que encontrará el joven cachorro en los estantes...

Tan jovenes y curiosos.


El Hall de los Guardianes


Sigues por el  recibidor  de las  estancias de los Gaidin.  La decoracion esta monopolizada  por  elementos  belicos.  Las  paredes  aparecen  cubiertas  por varios  tapices,  intercalados  con  armas  y  escudos  antaño  usados  en  la batalla.  De vez en cuando,  tus ojos se posan en el  retrato de algun insigne guerrero de otra Era,  cuya figura ha quedado ya ennegrecida por el implacable paso  del  tiempo.  De vez  en cuando,  presurosos  cachorros  hacen  acto  de presencia  en el pasillo,  seguidos por un  irritado superior  dando ordenes a voz  en grito.  Al fondo  del pasillo,  junto a una  puerta  que se  encuentra cerrada,  ves arrancar  una escalera  de lustrosa  piedra  gris,  de escalones levemente desgastados debido al continuado uso del que son objeto y barandilla profusamente ornamentada. Al este hay una pequeña biblioteca y al oeste puedes ver una sala de armas.

Farid se agarra las manos por la espalda mientras pasea por la estancia.

Farid mira el ajetreo habitual de cachorros y aprendices.

Terx ha llegado desde el norte.

Farid continua paseandose por la estancia un tanto distraido.

Farid se fija en Terx y se acerca tranquilamente.

Farid dice 'Saludos cachorro'

Terx dice 'Saludos señor'

Farid  observa a Terx de arriba abajo.

Terx intenta no ponerse nervioso.

Farid Pregunta 'Cómo estás joven?'

Terx dice 'Muy bien señor'

Farid adopta una pose relajada, esperando que el joven se sienta más cómodo.

Farid dice 'Te noto un poco cansado'

Terx sonrie un poco.

Farid pregunta 'cuanto tiempo llevas entrenando?'

Terx se queda pensando.

Terx dice 'Llegué a Tar Valon hace unos meses y desde entonces no he hecho otra cosa'

Terx parece orgulloso.

Farid dice 'Es importante el descanso, pero ya hablaremos de eso'

Farid pregunta 'Cuantos meses, semanas y días exactamente?'

Terx cuenta con los dedos.

Terx dice 'tres, casi cuatro'

Farid dice 'son 3 meses, 2 semanas y 4 días'

Terx asiente.

Farid dice 'es mi deber saberlo casi todo'

Farid se distrae unos minutos en sus propios pensamientos.

Terx no sabe bien qué decir.

Farid mira el retrato que está delante de Terx y lo señala. Después la mano se mueve a otro retrato y luego a otro...

Farid dice 'todos ellos fueron heroes'

Farid dice 'quizá no para el resto del mundo... pero si para nosotros'

Farid dice 'dieron su vida por la torre, como lo hacemos tú y yo'

Terx asiente mientras observa cada uno de los hombres que aparecen en los retratos.

Farid pregunta 'estás dispuesto a dar tu vida por la torre?'

Terx deja de ojear los retratos y vuelve a centrarse en Farid. La mirada trasmite determinación.

Terx dice 'sí, señor'

Terx dice 'para eso vine aquí'

Farid sonrie mientras se gira hacia la puerta de la biblioteca.

Farid dice 'ven, entra!'

Terx empieza a caminar y entra a la biblioteca.


La Biblioteca privada

Unas estanterias rodean las paredes de esta acogedora estancia. Unos comodos sofas, cerca  de  la chimenea  siempre crepitante, sirven para  el  descanso fisico y mental de los aguerridos Guardianes, quienes no  por ser  guerreros poderosos  descuidan  los placeres  culturales, al menos en su  mayoria. Una alfombra de  la lejana Shara hace el  suelo mas calido y mullido.  Mesas con lamparas de aceite  les dan una  buena iluminacion.  Esta pequeña biblioteca privada esta  dotada de  algunos volumenes  bien conservados  en estanterias ordenadas por  temas,  donde algunas  Aes  Sedai  del Ajah marron  vienen de vez en cuando a consultar algun volumen o a leer alegrandose  la vista.


Farid dice 'en general se piensa que los guardianes nos pasamos años y años en los patios de entrenamiento'

Farid dice 'pero aparte de entrenar el cuerpo, también entrenamos la mente'

Terx escucha atentamente lo que esta diciendo.

Farid señala las mesas ocupadas de aprendices y cachorros revisando librosY en algunos rincones un poco más tranquilos algunos guardianes...

Farid pregunta 'sabes leer?'

Terx dice 'sí señor'

Terx dice 'me enseñó mi madre'

Terx se distrae unos segundos pensando en su madre, un brillo de orgullo se percibe en sus ojos.

Farid espera unos segundos hasta que Terx vuelva en si.

Farid pregunta 'cuantas horas has pasado en esta habitación desde que llegaste a la torre?'

Terx se frota las manos nervioso.

Farid dice 'recuerda que lo se casi todo'

Farid sonrie tranquilizadoramente a Terx.

Terx dice 'no muchas señor'

Farid dice 'eso debe cambiar'

Farid dice 'se que dominas las poses que te ha enseñado tu maestro'

Farid dice 'ahora debes aprender que es la torre'

Farid dice 'que son los guardianes y que son las Aes Sedai'

Terx parece que vaya a hablar pero se calla.

Farid dice 'y la historia de este mundo'

Farid dice 'no necesitas saberlo para mañana'

Farid dice 'pero si debes pasar más tiempo por aquí'

Terx dice 'sí señor'

Farid mira a Terx con seriedad.

Farid dice 'creeme, es importante y muy útil'

Terx dice 'Lo... lo sé'

Farid dice 'si algún día viajas con tu sedai, te vendrá bien saber cómo son los moradores de cada país'

Farid coge el primer libro que encuentra en una estanteria.

Terx piensa en que le basta conocer como es la gente que le ha rodeado para saber que todo el mundo es egoísta.

Farid dice 'por ejemplo en Cairhien, no todo lo que dicen es lo que tú has entendido que dicen'

Terx dice 'sobre su... costumbre de enrevesarlo todo?'

Farid dice 'y los marinos... es imposible que salgas ganando en un trueque con ellos'

Farid señala el libro que tiene en la mano.

Farid dice 'creo que ya me hice entender'

Terx asiente con un gesto de cabeza.

Terx dice 'por supuesto, señor'

Farid sonrie al joven.

Terx vuelve a echar un vistazo a la biblioteca.

Farid dice 'no tienes que saberlo todo...'

Farid dice 'pero saber algo es una ventaja...'

Farid dice 'yo en cambio tengo que saberlo casi todo'

Farid deja escapar un leve suspiro.

Terx imagina las obligaciones de este hombre.

Farid dice 'lo que no sepas con suerte te lo contará tú sedai...'

Farid ríe con ganas.

Terx susurra 'mi sedai...'

A Terx se le ha escapado el susurro que pretendía ser mental.

Farid dice 'algún día serás guardian de alguna'

Farid dice 'para eso estamos... es lo que queremos'

Farid le empuja levemente con un pequeño golpe en el hombro.

Farid dice 'anda! acercate a la estanteria y busca algo que leer'

Farid dice 'depaso la dejas ordenada'

Terx se repone un poco del gesto de Farid y se acerca a las estanterías.

Terx dice 'Claro, señor'

Farid dice 'he de irme! '

Farid susurra 'la madre me está buscando'

Terx dice 'Yo me quedaré aquí...'

Farid dice 'volveremos a vernos pronto'

Terx dice 'y queréis que haga algo para entonces?'

Terx dice 'Que ordene toda la biblioteca?'

Farid dice 'aprender'

Terx asiente.

Farid dice 'todo lo que puedas, todo lo que quieras'

Terx dice 'Lo intentaré...'

Terx niega.

Terx dice 'Lo haré'

Farid sonrie.

Farid dice 'ese es el espiritu'

Farid se gira y se va con rapidez ...